Posibles intervenciones para nuevo coronavirus en China: una revisión sistemática

  Posibles intervenciones para nuevo coronavirus en China: una revisión sistemática El genoma de COVID ‐ 19 es un ARN monocatenario con una estructura genómica típica de coronavirus, perteneciendo al grupo de los β-coronavirus, como el SARS-CoV y el MERS-CoV. Actualmente, en ausencia de un tratamiento específico o vacuna para este nuevo virus, existe una […]

Written By MiMédico

On 04/17/2020
"

Read more

 

Posibles intervenciones para nuevo coronavirus en China: una revisión sistemática

Coronavirus COVID-19

El genoma de COVID ‐ 19 es un ARN monocatenario con una estructura genómica típica de coronavirus, perteneciendo al grupo de los β-coronavirus, como el SARS-CoV y el MERS-CoV. Actualmente, en ausencia de un tratamiento específico o vacuna para este nuevo virus, existe una necesidad urgente de encontrar una solución alternativa para prevenir y controlar la replicación y propagación del virus. Por ello se ha realizado una búsqueda con las palabras clave SARS, MERS y coronavirus y las opciones terapéuticas disponibles para el tratamiento de estos nuevos virus.

TRATAMIENTO GENERAL PARA INFECCIÓN VIRAL

Intervenciones nutricionales

Vitamina A
Hay tres formas activas de vitamina A en el cuerpo: retinol, retinal y ácido retinoico. La vitamina A también se llama vitamina antiinfecciosa y muchas de las defensas del cuerpo contra la infección dependen de una ingesta adecuada. La infección con el virus de la bronquitis infecciosa (IBV), un tipo de coronavirus, fue más pronunciado en pollos alimentados con una dieta marginalmente deficiente en vitamina A que en aquellos alimentados con una dieta adecuada en vitamina A. El mecanismo por el cual la vitamina A y los retinoides inhiben la replicación del virus del sarampión es el aumento de los elementos de la respuesta inmune innata en las células transeúntes no infectadas, lo que las hace resistentes a la infección durante las rondas posteriores de replicación viral.

Por lo tanto, la
vitamina A podría ser una opción prometedora para el tratamiento de este nuevo
coronavirus y la prevención de la infección pulmonar.

Vitaminas B
Las vitaminas B son vitaminas solubles en agua y funcionan como parte de las coenzimas. Cada vitamina B tiene sus funciones especiales. Por ejemplo, la vitamina B2 (riboflavina) desempeña un papel en el metabolismo energético de todas las células. La vitamina B3, también llamada nicotinamida, podría mejorar la eliminación de Staphylococcus aureus a través de un factor de transcripción específico mieloide. Además, el tratamiento con vitamina B3 inhibió significativamente la infiltración de neutrófilos en los pulmones con un fuerte efecto antiinflamatorio durante la lesión pulmonar inducida por el ventilador. La vitamina B6 es necesaria en el metabolismo de las células inmunitarias y juega un papel importante en la función inmune del cuerpo. Como la escasez de vitaminas B puede debilitar la respuesta inmune del huésped, deben complementarse en los pacientes infectados por el virus para mejorar su sistema inmunológico. Por lo tanto, las vitaminas B podrían elegirse como una opción básica para el tratamiento del COVID-19.

Vitamina C
La vitamina C es esencial para el sistema inmunitario y protege contra la infección causada por coronavirus. Por ejemplo, Atherton et al informaron que la vitamina C aumentó la resistencia de los cultivos de órganos traqueales de embriones de pollo a la infección por el coronavirus aviar. La vitamina C también puede funcionar como un agente antihistamínico débil para proporcionar alivio de los síntomas similares a los de la gripe, como estornudos, congestión nasal o senos nasales inflamados. Tres ensayos controlados en humanos informaron que hubo una incidencia significativamente menor de neumonía en los grupos suplementados con vitamina C, lo que sugiere que la vitamina C podría prevenir la susceptibilidad a las infecciones del tracto respiratorio inferior en ciertas condiciones. Se informó que el COVID-19 causa infección del tracto respiratorio inferior, por lo que la vitamina C podría ser una de las opciones efectivas para su tratamiento.

Vitamina D
La vitamina D estimula la maduración de muchas células, incluidas las células inmunes. Además, las personas que están confinadas en su hogar o institucionalizadas y quienes trabajan por la noche pueden tener deficiencia de vitamina D, al igual que muchas personas mayores, que tienen una exposición limitada a la luz solar. El COVID ‐ 19 se identificó por primera vez en el invierno de 2019 y afecta mayormente a personas de mediana edad y a personas mayores. Las personas infectadas por el virus pueden tener insuficiente vitamina D. Además, se ha informado que la disminución del estado de la vitamina D en los terneros causa la infección del coronavirus bovino. Por lo tanto, la vitamina D podría funcionar como otra opción terapéutica para el tratamiento de este nuevo virus.

Vitamina E
La vitamina E es una vitamina liposoluble e incluye tanto tocoferoles como tocotrienoles. Se ha informado que la deficiencia de vitamina E intensifica la lesión miocárdica de la infección por coxsackievirus B3 (un tipo de virus ARN) en ratones y aumenta su virulencia. Además, unos niveles subóptimos de vitamina E y D en terneros también causó la infección del coronavirus bovino.

Ácidos grasos poliinsaturados omega-3
Los ácidos grasos poliinsaturados de cadena larga (AGPI) son mediadores importantes de la inflamación y las respuestas inmunes adaptativas. Los AGPI omega-3 y omega-6 promueven predominantemente los efectos antiinflamatorios y proinflamatorios. Son precursores de resolvinas/proteínas y prostaglandinas/leucotrienos, respectivamente. Begin et al habían estudiado los niveles de lípidos plasmáticos en pacientes con SIDA y encontraron una falta selectiva y específica de los AGPI de cadena larga de la serie omega-3, que se encuentran en altas concentraciones en los aceites de pescado. Además, la proteína D1, el mediador lipídico derivado de AGPI omega-3, podría atenuar notablemente la replicación del virus de la influenza mediante la maquinaria de exportación de ARN. Además, el tratamiento de la protectina D1 con peramivir podría rescatar completamente a los ratones de la mortalidad por gripe. Leu et al encontraron que varios AGPI también tenían actividades contra el virus de la hepatitis C (VHC). Por lo tanto, los AGPI omega-3, incluida la protectina D1, que sirvió como un nuevo fármaco antiviral, podría considerarse como una de las posibles intervenciones de este nuevo virus, COVID-19.

Selenio
La deficiencia nutricional afecta no solo la respuesta inmune sino también al virus en sí. Su deficiencia puede alterar un genoma viral haciendo que un virus normalmente benigno o levemente patógeno pueda volverse altamente virulento en el huésped deficiente. La deficiencia también induce no solo un deterioro del sistema inmunitario del huésped, sino también una rápida mutación de las variantes benignas de los virus ARN a la virulencia. Beck et al habían informado que la deficiencia de selenio no solo podía aumentar la patología de una infección por el virus de la gripe, sino también impulsar los cambios en el genoma del virus coxsackie, permitiendo que un virus avirulento adquiriera virulencia debido a la mutación genética. Esto se debe a que el selenio podría ayudar a un grupo de enzimas que, junto con la vitamina E, trabajan para prevenir la formación de radicales libres y prevenir el daño oxidativo de las células y los tejidos. Por lo tanto, la suplementación con selenio podría ser una opción efectiva para el tratamiento de este nuevo virus del COVID-19.

Zinc
El zinc es un oligoelemento dietético y es importante para el mantenimiento y desarrollo de las células inmunes del sistema inmunitario innato y adaptativo. La deficiencia de zinc produce disfunción de la inmunidad humoral y celular y aumenta la susceptibilidad a enfermedades infecciosas. El aumento de la concentración de zinc intracelular con ionóforos de zinc, como la piritiona, puede afectar de manera eficiente la replicación de una variedad de virus ARN. Además, la combinación de zinc y piritiona a bajas concentraciones, inhibe la replicación del coronavirus del SARS (SARS-CoV). Por lo tanto, el suplemento de zinc puede tener efecto no solo en los síntomas relacionados con el COVID-19, como la diarrea y la infección del tracto respiratorio inferior, sino también en el COVID-19 en sí.

Hierro
El hierro es necesario tanto para el huésped como para el patógeno y la deficiencia de hierro puede afectar la inmunidad del huésped, mientras que la sobrecarga de hierro puede causar que el estrés oxidativo propague mutaciones virales dañinas. Se ha informado que la deficiencia de hierro es un factor de riesgo para el desarrollo de infecciones agudas recurrentes del tracto respiratorio.


Potenciadores inmunes

Interferones
El IFN-α inhibe la replicación de coronavirus en animales y humanos. La investigación in vitro también demostró que los interferones tipo I, incluido el IFN-β, podrían inhibir la replicación del SARS-CoV. Sin embargo, se informó que el interferón-γ no posee actividad antiviral contra el coronavirus del SARS. Además, la combinación de interferón-α-2a con ribavirina administrada en pacientes con infección grave por MERS-CoV, mejoró la supervivencia de estos pacientes. Estos hallazgos sugieren que estos IFN aprobados también podrían usarse para el tratamiento de este nuevo coronavirus.

Gammaglobulina intravenosa
La gammaglobulina intravenosa (IgIV) se desarrolló por primera vez a fines de la década de 1970 y es probablemente el fármaco inmunomodulador más seguro disponible para uso a largo plazo en todas las edades. Sin embargo, tiene reacciones adversas. Durante el brote de SARS en 2003, la IgIV se utilizó ampliamente en Singapur. Sin embargo, un tercio de los pacientes críticos desarrollaron  tromboembolismo en venas incluyendo embolia pulmonar a pesar del uso profiláctico de heparina de bajo peso molecular.

Timosina α ‐ 1
La timosina α ‐ 1 (Ta1) es una hormona peptídica tímica y tiene una capacidad peculiar para restaurar la homeostasis del sistema inmune. Podría usarse como potenciador inmunitario para pacientes con SARS y fue eficaz para controlar la propagación de la enfermedad. La metilprednisolona se usó a menudo durante el tratamiento actual del COVID-19 pero se debe considerar el efecto secundario de la muerte de los timocitos inducida por los corticoides. Por lo tanto, es aconsejable usar timosina α1 antes de la administración de metilprednisolona.

Levamisol
El levamisol, un compuesto sintético de bajo peso molecular, es el primer miembro de una nueva clase de medicamentos que puede aumentar las funciones de la inmunidad celular en animales de laboratorio normales y sanos. Sin embargo, el levamisol puede actuar como un agente inmunoestimulante o un agente inmunosupresor, dependiendo de la dosificación y el momento. Por lo tanto, su uso clínico para el tratamiento del COVID ‐ 19 debe tomarse con cuidado.

Ciclosporina A
La ciclosporina A es un fármaco inmunosupresor muy importante y ha sido ampliamente utilizado en trasplantes y en el tratamiento de trastornos autoinmunes. Luo et al habían especulado que la proteína de la nucleocápside (NP) del SARS-CoV desempeñaba un papel importante en el proceso de ensamblaje y liberación de partículas virales y también podría unirse a la ciclofilina A humana inhibiendo su replicación. Además, la inhibición de las ciclofilinas por la ciclosporina A podría bloquear la replicación de coronavirus de todos los géneros, incluido el SARS-CoV y el virus de la bronquitis infecciosa aviar. Por lo tanto, los derivados no inmunosupresores de la ciclosporina A podrían servir como inhibidores de coronavirus de amplio rango aplicables contra el nuevo virus emergente COVID ‐ 19.

Medicina Tradicional China
La glicirricina es un componente activo de las raíces de regaliz en la medicina china. Cinatl et al habían informado que la glicirricina podría inhibir la replicación del virus asociado al SARS in vitro. La baicalina es un flavonoide aislado de Radix Scutellaria el cual tiene la capacidad de inhibir el SARS-CoV in vitro. Las saponinas de la hoja del ginseng podrían mejorar mucho las respuestas de anticuerpos específicos para el virus de la enfermedad de Newcastle y el virus de la bronquitis infecciosa. Por lo tanto, puede considerarse como una opción para mejorar la inmunidad del huésped contra la infección del COVID-19.

En resumen, el tratamiento general para la infección viral que incluye intervenciones nutricionales y todo tipo de potenciadores inmunes se ha utilizado para mejorar la inmunidad del huésped contra las infecciones por virus ARN. Por lo tanto, se pueden usar para combatir la infección por COVID-19 al corregir la linfopenia de los pacientes.

TRATAMIENTOS ESPECÍFICOS DE CORONAVIRUS

Inhibidores de la proteasa coronaviral

Inhibidores de tipo quimotripsina (tipo 3C)

Cinanserina
La cinanserina es un antagonista del receptor de serotonina. Podría inhibir la proteasa 3 similar a la quimotripsina (similar a 3C) y fue un inhibidor prometedor de la replicación del SARS-CoV. También se encontró que el 3CLpro estaba codificado en el COVID-19. Por lo tanto, la cinanserina puede ser una mejor opción para el tratamiento de la infección por COVID-19.

Flavonoides
Los flavonoides tienen capacidades antivirales además de antioxidantes. Jo et al habían sugerido que la actividad anti-coronavirus de algunos flavonoides (herbacetina, roifolina y pectolinarina) se debía a la inhibición de la proteasa tipo 3C (3CLpro). También se descubrió que otros flavonoides (isobavachalcona, quercetina 3 β d‐glucósido y helicrisetina) pueden bloquear la actividad enzimática del MERS ‐ CoV / 3CLpro. Además, Ryu et al informaron que los biflavonoides de Torreya nucifera también trajeron el efecto inhibidor del SARS-CoV / 3CL (pro).

Inhibidores de la proteasa tipo papaína

La proteasa tipo papaína (PLP) del coronavirus humano es una nueva deubiquitinasa codificada por el virus y es un antagonista del IFN para la inhibición de la respuesta inmune antiviral innata del huésped.

Diarioheptanoides
Producto natural y se extrae de la corteza del tallo de Alnus japonica. Se descubrió que es capaz de inhibir la PLP del SARS-CoV.

Por lo tanto, la cinanserina junto con los flavonoides y otros compuestos naturales podrían elegirse como opciones para combatir la infección por COVID-19 a través de las proteasas coronavirales.

Inhibidores de la enzima convertidora de la angiotensina 2 (ACE2) de la proteína S (Spike)

ACE2 es una proteína de membrana integral tipo I que hidroliza eficazmente el potente vasoconstrictor angiotensina II a angiotensina y se ha implicado en la hipertensión, la función cardíaca y la diabetes. La ACE2 también es un receptor funcional de SARS-CoV y media la entrada del virus en la célula a través de la unión con la proteína S. La proteína S del SARS-CoV es una glicoproteína de superficie tipo I y es responsable de la unión a los receptores celulares y de la fusión de las membranas virales y del huésped. Zhou et al informaron que el COVID-19 utilizó la ACE2 como único receptor para la entrada, pero no utilizó otros receptores de coronavirus, aminopeptidasa N y dipeptidil peptidasa. El bloqueo de la unión de la proteína S a la ACE2 es importante para el tratamiento de la infección por SARS-CoV.

Anticuerpo monoclonal humano
Sui et al habían encontrado un anticuerpo monoclonal humano recombinante (mAb) contra el dominio S1 de la proteína S del SARS-CoV. El mAb podría neutralizar eficazmente el SARS-CoV e inhibir la formación de sincitios entre las células que expresan la proteína S y las que expresan el receptor ACE2 del SARS-CoV.

Cloroquina
Es un compuesto derivado de los géneros Rheum y Polygonum y también es un agente virucida. La emodina podría bloquear significativamente la interacción entre la proteína S del SARS-CoV y la ACE2. Por lo tanto, la emodina podría abolir la infección por SARS-CoV compitiendo por el sitio de unión de la proteína S con la ACE2.

Promazina
La promazina, comparte una estructura similar con la emodina. Se ha encontrado que exhibe un efecto significativo en la inhibición de la replicación de SARS-CoV. En comparación con la emodina, la promazina exhibió una inhibición potente de la unión de la proteína S a la ACE2. Estos hallazgos sugirieron que la emodina y la promazina podrían inhibir la infectividad del SARS-CoV al bloquear la interacción de la proteína S y la ACE2.

Nicotianamina
La nicotianamina es un ligando metálico importante en las plantas y es un inhibidor ECA2. Por lo tanto, es otra opción potencial para reducir la infección del COVID ‐ 19.

TRATAMIENTOS ANTIVIRALES

Ribavirina
Utilizado habitualmente para tratar la hepatitis C. Durante el brote de SARS en Hong Kong, la ribavirina se usó ampliamente en la mayoría de los casos con o sin el uso concomitante de esteroides. Sin embargo, un informe mencionó que la ribavirina no tenía actividad significativa contra el SARS-CoV in vitro y que su uso se asociaba a una toxicidad significativa, incluida la hemólisis (en 76%) y la disminución de la hemoglobina (en 49%). Sin embargo, Morgenstern et al informaron que la ribavirina y el interferón β inhibieron sinérgicamente la replicación del coronavirus asociado al SARS en las líneas celulares animales y humanas. En vista de las reacciones adversas y la falta de eficacia in vitro, el uso de ribavirina debe considerarse seriamente para el tratamiento del COVID-19, incluso en combinación con otros medicamentos antivirales.

Lopinavir / ritonavir (Kaletra)
La combinación de lopinavir con ritonavir se usa ampliamente como inhibidor de la proteasa potenciado en el tratamiento de la infección por VIH. El lopinavir (LPV) generalmente se combina con ritonavir (RTV) para aumentar la vida media del lopinavir mediante la inhibición del citocromo P450. Chu et al encontraron que el uso de LPV / RTV con ribavirina en el tratamiento del SARS se asoció con un mejor resultado. Con respecto a este nuevo virus, COVID-19, la terapia de combinación triple de Kim debe considerarse como una opción en la etapa temprana de la enfermedad.

Remdesivir
El Remdesivir inhibe el coronavirus humano y zoonótico in vitro y restringe el coronavirus del síndrome respiratorio agudo severo (SARS-CoV) in vivo. Recientemente, se descubrió que la actividad antiviral del RDV y el IFN-β es superior a la del LPV/RTV-IFN-β contra el MERS-CoV in vitro e in vivo. Además, el RDV podría mejorar la función pulmonar y reducir las cargas virales pulmonares y la patología pulmonar severa en ratones, lo que era imposible para el LPV/RTV‐IFN ‐ β. Recientemente, se notificó un primer caso infectado con COVID-19 en los Estados Unidos y el uso de remdesivir se administró cuando el estado clínico del paciente empeoraba. Por lo tanto, el uso de RDV con IFN ‐ β podría ser una mejor opción para el tratamiento del COVID ‐ 19 en comparación con el de la combinación triple de LPV/RTV ‐IFN-β. Sin embargo, aún se necesitan ensayos aleatorios y controlados para determinar la seguridad y la eficacia de remdesivir.

Nelfinavir
El nelfinavir es un inhibidor selectivo de la proteasa del VIH, que es responsable del procesamiento postraduccional de los propéptidos del VIH. Yamamoto et al encontraron que el nelfinavir podría inhibir fuertemente la replicación del SARS-CoV. Por lo tanto, el nelfinavir también podría ser una opción para el tratamiento de COVID-19.

Arbidol
El arbidol es una molécula pequeña derivada del indol de fabricación rusa y tiene licencia en Rusia y China para la profilaxis y el tratamiento de la gripe y otras infecciones virales respiratorias. Se ha descubierto que el arbidol puede bloquear la fusión viral contra los virus de la gripe A y B, así como contra el virus de la hepatitis C. Además, se había informado que el arbidol y sus derivados, tenían actividad antiviral contra el patógeno del SARS en los cultivos celulares.

Óxido nítrico
El óxido nítrico (NO) es un gas con diversas actividades biológicas y es producido a partir de la arginina por las NO sintasas. El NO puede interactuar con el superóxido, formando peroxinitrito, que, a su vez, puede mediar las reacciones bactericidas o citotóxicas. Rossaint et al informaron que los efectos beneficiosos de la inhalación de NO podrían observarse en la mayoría de los pacientes con síndrome de dificultad respiratoria aguda grave. También se descubrió que el NO inhibe la síntesis de proteínas virales y el ARN. Además, Akerström et al habían informado que el donante orgánico de NO, S-nitroso-N-acetilpenicilamina, podría inhibir significativamente el ciclo de replicación del SARS-CoV de una manera dosis dependiente. Por lo tanto, la inhalación de NO también podría elegirse como una opción para el tratamiento de pacientes con infección grave por COVID-19.

Tabla 1.- Cuadro resumen de los tratamientos para el COVID-19

OTROS COMPUESTOS

Ácido α-lipoico
El ácido α-lipoico (ALA), un compuesto que actúa como coenzima celular y se ha aplicado para el tratamiento de polineuropatías y trastornos hepáticos durante años. El ALA actúa como antioxidante y tiene capacidad para mejorar los niveles de glutatión intracelular y normalizar el estrés oxidativo. Curiosamente, Baur et al también encontraron que el ácido α-lipoico era efectivo para inhibir la replicación del VIH-1. En resumen, especulamos que ALA también podría usarse como una terapia opcional para este nuevo virus.

Estradiol y fitoestrógeno
Las mujeres, en general, presentan respuestas inmunes más sólidas a los desafíos virales que los hombres, lo que puede dar como resultado una eliminación del virus más eficiente. Los estudios epidemiológicos mostraron que los hombres experimentan una mayor tasa de incidencia y letalidad en comparación con las mujeres después de la infección por SARS-CoV. Wei et al también encontraron que los niveles séricos de prolactina, hormona foliculoestimulante y hormona luteinizante de pacientes con SARS, fueron significativamente más altos que los de los grupos de control, mientras que el estradiol, la hormona del embarazo y la hormona estimulante de la tiroides, fueron considerablemente más bajos que aquellos de controles normales. Curiosamente, se ha encontrado que los compuestos estrogénicos reducen la replicación del virus de la influenza A en las células epiteliales nasales humanas primarias derivadas de donantes femeninos, pero no masculinos. Además, se ha informado que el resveratrol, un fitoestrógeno de las semillas de uva y el vino tinto, es un potente agente anti-MERS in vitro. Por lo tanto, el 17β-estradiol o el fitoestrógeno también podrían ser una opción alternativa a considerar para el tratamiento del COVID-19.

Mucroporin ‐ M1
Es un péptido derivado del veneno de escorpión y tiene una actividad virucida de amplio espectro contra muchos virus, incluidos los virus de la gripe H5N1 y el SARS-CoV. Por lo tanto, este péptido también podría usarse para el tratamiento de la infección por COVID-19, así como para el nuevo diseño del fármaco dirigido al COVID-19.

Los autores han
encontrado que los tratamientos generales son muy importantes para mejorar la
respuesta inmune del huésped contra la infección viral por ARN. La respuesta
inmune a menudo se ha visto debilitada por una nutrición inadecuada en muchos estudios
con modelos animales, como en estudios en humanos. Sin embargo, el estado
nutricional del huésped, hasta hace poco, no se ha considerado como un factor
que contribuye a la aparición de enfermedades infecciosas virales. Por lo
tanto, se propone verificar el estado nutricional de los pacientes infectados
con COVID-19 antes de la administración de tratamientos generales. Los tratamientos
específicos de coronavirus y los tratamientos antivirales descritos, han sido muy
útiles para el tratamiento del SARS y el MERS. Los otros compuestos como el
ácido lipoico también deben elegirse como opciones complementarias para el
tratamiento.

Por lo tanto, los
autores sugieren que se implementen todas las posibles intervenciones para
controlar el COVID ‐ 19 emergente si la infección es incontrolable.

Zhang L, Liu Y. Potential interventions for novel coronavirus in China: A systematic
review
. J Med
Virol.
2020 May;92(5):479-490


La Micronutrición Básica y Específica y protocolos micronutricionales

La Micronutrición Básica: CN Base o Petit CN Base, Omega Base y Amino Base, aporta los conjuntos micronutricionales necesarios para un óptimo funcionamiento del sistema inmunitario, control del estrés oxidativo e inflamación de bajo grado que provoca la tormenta de citoquinas en el COVID-19. En su composición se escogen los micronutrientes más biodisponibles, bioidénticos y/o bioaccesibles por el organismo, para facilitar la mayor impregnación de los micronutrientes en tejidos y células.

CN Base es un complemento micronutricional compuesto por vitaminas en sus formas más activas y biodisponibles, minerales en forma de citratos y cantidades efectivas de coenzima Q10 y ácido R-lipoico. Entre las formas activas de las vitaminas del grupo B, se aporta riboflavina 5-fosfato (FMN), piridoxal 5-fosfato (PLP), L-metilfolato (5-MTHF) y las dos formas coenzimadas de la vitamina B12, la metilcobalamina, presente en las reacciones citosólicas y la dibencozida, presente en las reacciones mitocondriales.

Omega Base aporta los ácidos grasos esenciales (LA, omega 6; ALA, omega 3) y condicionalmente esenciales (GLA, omega 6; DHA, omega 3) clave para el control de la inflamación, presente en los casos más graves de esta patología.

Amino Base aporta el conjunto de aminoácidos básicos, nucléotidos junto con la colina y el mio-inositol. Los nuleótidos son imprescindibles para la formación de anticuerpos, junto con los aminoácidos que ayudan a mantener un balance nitrogenado positivo.

La Micronutrición Específica: InmunoRespir y CN2, aportan micronutrientes concretos como N-acetilcisteína y quercetina necesarios para afrontar infecciones virales respiratorios y situaciones de distrés respiratorio.

La Micronutrición Básica y La Micronutrición Específica de LCN no presentan contraindicaciones ni interacciones con fármacos.

Protocolos micronutricionales para COVID-19

ADULTOS

Prevención:

  • CN Base: 2-0-0 durante las comidas
  • InmunoRespir: 3-0-3 más de 20 minutos antes de las comidas

Si se presentan síntomas, aumentar a:

  • CN Base: 2-0-0 durante las comidas
  • InmunoRespir: 3-3-3 más de 20 minutos antes de las comidas
  • CN2: 1-1-0 más de 20 minutos antes de las comidas

En personas de edad avanzada o con comorbilidades consulte con su Delegado Comercial del Laboratorio LCN o contacta con info@laboratoriolcn.com

NIÑOS

Niños de 4-7 años:

Prevención:

Cuando hay síntomas:

Niños de 8-12 años

Prevención:

Cuando hay síntomas:

Productos LCN

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.

Share This